piramide alimenticia

La nueva pirámide alimenticia: ¿en qué consiste?

La pirámide alimenticia se ha actualizado. La SENC (Sociedad Española de Nutrición Comunitaria) pone el foco de esta nueva guía alimentaria en la variedad de alimentos y en vigilar las porciones. Además, se prefieren los productos frescos, locales y poco procesados. También da importancia a las técnicas culinarias y a la práctica de actividad física. Descubramos en qué consisten estas nuevas recomendaciones.

nueva piramide alimenticia

Base de la pirámide

La base de la pirámide está constituida por el agua, el balance energético, la estabilidad emocional, las técnicas culinarias y la actividad física.

Se recomienda beber de 4 a 6 vasos de agua al día y completar la ingesta (unos 2 litros) con otras bebidas. Aunque esto dependerá de varios factores, como la cantidad de deporte que practiquemos, la temperatura, el sexo, la edad…

Es importante mantener un correcto balance energético, es decir, lo que ingerimos debe ser proporcionado a lo que gastamos. Esto depende de muchos factores. Se recomienda hacer cinco comidas diarias.

La salud mental es tan importante como la física, por tanto, tener estabilidad emocional favorecerá que nuestro cuerpo esté sano. Además, nuestro estado mental está íntimamente relacionado con nuestra forma de comer. Una mente sana y equilibrada favorecerá que nos alimentemos adecuadamente.

La mejor forma de cocinar es al vapor, pero la plancha, el horno y  los hervidos también son muy saludables. Debemos evitar los fritos. También hay que tratar de evitar los recipientes que puedan transferir sustancias a los alimentos. Por ello, optaremos por los de cristal y las herramientas de silicona o madera, que no arañan las sartenes.

En cuanto la actividad física, se recomienda realizar una hora de deporte al día. Se fijan 10.000 pasos diarios como valor de referencia.

Parte media de la pirámide: alimentos de consumo diario

Debemos consumir hidratos de carbono cada día (base de la dieta mediterránea), optando por las versiones integrales y la patatas cocidas o hervidas.

Además, deben tomarse de 3 a 4 frutas al día y 2 o 3 raciones de verdura. La suma de las dos debe ser, como mínimo, cinco.

Como fuente de grasa, escogeremos el aceite de oliva virgen extra, sobre todo si ha pasado un año desde su recolección.

También se deben consumir los lácteos, preferiblemente reducidos en grasa, las carnes blancas y pescados de temporada, las legumbres, los huevos y los frutos secos (sin sal ni azúcares añadidos). Su ingesta ha de ser de 1 a 3 raciones diarias. 

Cúspide de la pirámide

Aquí se encuentran los alimentos que deben consumirse menos. De forma ocasional y opcional. Aquí se sitúan las carnes rojas y embutidos, cuya guarnición deben ser hortalizas.

También hay que limitar la ingesta de productos con un alto contenido en grasas, sal o azúcar.

Se desaconseja tomar bebidas alcohólicas. En caso de hacerlo, se prefieren las fermentadas, de forma moderada, acompañadas de comida y solo para adultos.

Lo último que encontramos son los suplementos alimenticios. Estos solo deben tomarse si un especialista lo considera oportuno.

Este es el nuevo paradigma alimentario. Seguir estas pautas hará que estemos sanos y fuertes y prevendrá gran cantidad de enfermedades. ¡Anímate a ponerlo en práctica!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *